Bailarines

Carlos Gavito

"El bailarín inmóvil".

Maestro, bailarín de tango y coreógrafo (1942 – 2005)

Nota 1 del Blog Pasiontango

Nacido en Avellaneda, barrio de Buenos Aires, Carlos Gavito comenzó su carrera profesional en el año 1965 en el programa popular, Así canta Buenos Aires.

El renacimiento del Tango durante los años noventa debe mucho a Carlos Gavito, como un de los grandes artistas del tango de aquel período.

Conocido como el "último milonguero", era respetado por todo el mundo, con el estilo especial de danza y pedagógico.
Frecuentemente fue criticado por poner demasiada atención en lo posiciónal y en el paso de tango, que según su opinión son el ánimo del Tango.

Era bailarín y el coreógrafo de tango en el espectáculo inolvidable Forever Tango junto con Marcela Duran, su pareja en danza.
 


Tango leyenda, ícono en historia de tango baile, Carlos Gavito ha dedicado más de cuarenta años al Tango, investigando un método mejor para transmitir su experiencia y conocimiento enormes de tango.


Carlos Gavito, el maestro de la escuela 'menos es más' entró en leyenda el 1 de julio del año 2005.

Carlos Gavito y Maria Plazaola bailan - A Evaristo Carriego

 

Nota 2 del Blog: Entre la Literatura y el Periodismo.

Gavito baila sin bailar. Gavito baila el tango, erguido en su elegancia, moviéndose apenas, impulsando con su torso y sus brazos a la compañera que, quizás sin saberlo, hace arabescos con sus pies, inventa nuevas figuras que salen del silencioso mandato de ese hombre que apenas se ha desplazado en la pista, que con sólo un medio giro de su torso, logra en la mujer una hermosa figura que realza sus piernas y su grupa. Gavito baila los silencios, reteniendo el movimiento y el abrazo, hasta el momento mismo en que se hace insoportable, casi procaz, para aflojarlo en un leve ocho hacia atrás de la muchacha que todavía ignora cómo lo ha hecho, porque su compañero casi no ha movido los pies del suelo.

El tango de Gavito es un tango sin adjetivos, es un tango sin adverbios. Sus pies y su cuerpo casi inmóviles transmiten al cuerpo y a los pies de la compañera una energía que viene de su interior, de las cuerdas que la música, por simpatía, tocan en su espíritu. No hay espectacularidad en Gavito, pero el tiempo se detiene cuando baila. Un halo de luz lo rodea y lo sigue en los escasos movimientos de su cuerpo, que mantiene una erguida elegancia, un refinadísimo sentido del ritmo y una admirable sensibilidad plástica. Gavito ha logrado resolver la paradoja y su tango, su maravilloso tango, es inmóvil como la voluntad creadora del Dios de los creyentes.

Palabras del maestro:
En las clases, era contundente. "¿Le marco o no le marco a la mujer esta sacada?", le preguntó un principiante, en un salón de Boedo. Hizo bajar la música. "A la mujer, en la pista, yo le marco hasta el momento de pestañear", dijo, Gavito, teatral y definitivo.

El último show del gran milonguero Gavito junto a Geraldine Rojas en la Milonga ARGENTINA La Viruta.

Anuncios

Publicite
Aparezca aqui. Consultanos a info@tangoencordoba.com.ar

Contador

Copyright © 2017 Tango En Córdoba. Todos los derechos reservados.
Joomla! es software libre, liberado bajo la GNU General Public License.